martes, 17 de enero de 2012

NOTAS SOBRE RAMÓN GAYA

Patrick Mauriès. Foto: Internet.


NOTAS ALEATORIAS SOBRE RAMÓN GAYA

Es curioso comprobar, al leer el texto de las obras y la vida de Gaya, con qué constancia dedicó su tiempo a buscar otra sensación, otra percepción de la realidad -la que nos remite a una cultura “extranjera”, francesa, mexicana o en este caso italiana-, a intimar con esa alteridad invencible, ligeramente irritante en el sentido físico de la palabra, continuamente erotizada; un contacto o más bien fricción que, obviamente, no define tanto algo “exterior” como a uno mismo (véase por ejemplo hasta qué punto, en Diario de un pintor,  Gaya se formula una belleza española a modo de eco o resonancia de la belleza italiana).  Tengo la impresión de que esa constante necesidad de recurrir al contacto con una lengua, con una cultura, con una sociedad extranjera -por ejemplo italiana, es decir, romana, veneciana o acaso florentina- no es sino otra manera de acercarse, delimitándola, a una realidad cuya naturaleza innata es huir, escapar, como se escapa el agua entre las piedras desajustadas de Venecia.

Patrick Mauriès
(Para el catálogo de LA PEDRERA, Barcelona, 2006)

Texto completo.-