viernes, 28 de abril de 2017

ESPERANZA PARADA EN EL MUSEO RAMÓN GAYA

Esperanza Parada
Bodegón con zambomba y pandereta, 1955
óleo sobre lienzo 50,5 x 61 cm 

"¿Puede medirse la intimidad? ¿Tiene puertas, ventanas? [...] La intimidad se encarga de ponernos en contacto a todos con todos, a un tiempo aire y líquido amniótico, lo que respiramos y lo que nos nutre en el mayor recato. Sin intimidad no hay nada que merezca el nombre de verdadera vida".  

Fragmento del texto que el escritor Andrés Trapiello ha realizado sobre la exposición que se inauguró el pasado 24 de abril en el Museo Ramón Gaya. 

Se trata de una exposición compuesta de 21 cuadros y 14 medallas y relieves. Algunos de los cuadros de la artista estuvieron expuestos en la exposición Realistas en Madrid, que realizó el Museo Thyssen el año pasado. La pintora Esperanza Parada nació en 1928, en San Lorenzo del Escorial iniciando su formación artística en la Academia Peña, donde conoció a Amalia Avia. Formó parte de la llamada ´Escuela Realista de Madrid´. Su primera exposición tuvo lugar en la galería Macarrón, en 1957. Durante los años sesenta, realizó medallas y relieves de pequeño formato, que expuso, tanto en España como en el extranjero, y, por encargo de la Fábrica Nacional de Moneda, la serie ´Pueblos de España´. La exposición se podrá visitar hasta el 15 de julio de 2017. 

viernes, 21 de abril de 2017

NO ES EL AMOR QUIEN MUERE, SOMOS NOSOTROS MISMOS

R.G. La pareja, 1968. 


                                                                 A  UNA VERDAD

                              No es el amor quien muere,
                            somos nosotros mismos. 
                                                                                                                 L.C.                                                                        
                                                
                                                 No es el amor quien muere, Luis Cernuda,
                                                 somos nosotros mismos. En un canto
                                                 te lo he visto decir con el espanto
                                                 de tener la certeza y no la duda

                                                 en tus labios que escriben. Tan desnuda
                                                 te brota la verdad, que no sin llanto
                                                 entregusto tus versos como el santo
                                                 que en su propio sufrir encuentra ayuda.

                                                 No importa ya por quién, por qué, ni dónde,
                                                 sobre un triste papel la verdad nace;
                                                 cuando ella fluye así, cuando desata

                                                 los lazos más sencillos que ella esconde,
                                                 la causa de sí misma se deshace.
                                                 No es el amor quien muere, él es quien mata.