viernes, 4 de abril de 2014

TARDE INCREÍBLE


R.G. Río San Barnaba.Venecia,  1953 

Tarde increíble de sol oro-viejo, coloreada, exaltada, con ese toque casi... triste en que va a parar siempre la alegría, cuando la alegría se excede y culmina y, claro, termina; tropieza al final con otra cosa que ya no es ella -la alegría-, y que... parece, al menos, quizá, por contraste, la tristeza.

LA SERENÍSIMA, 17 de mayo de 1963