viernes, 25 de julio de 2014

LA REALIDAD



R.G., El caminante, 1980

Si la realidad no fuese, no tuviese superficie, no podríamos, nosotros, ser profundos; se nos da esa oportunidad: entrar en una corteza y descubrir una sabia positiva.La realidad no es, a penas, nada en sí misma, es sólo una proposición de otra cosa, una invitación a otra cosa.

En la realidad no hay nunca nada negativo. Y cuando nos parece toparlo, tropezarlo allí dentro, es que no hemos sabido entender, comprender. Todo lo que encontramos negativo es que lo hemos visto superficialmente; lo negativo es eso: una visión superficial, una superficialidad. La realidad no puede ser negativa, cuando topamos con lo negativo de ella es que no hemos llegado al centro, a lo central de ella. 

La realidad es caótica por fuera, negativa por fuera, para que nosotros podamos encontrar su centro positivo, un punto centro, su profundidad.

R.G. Diario de un pintor, 1952.



¡FELIZ VERANO!
Hasta septiembre.