viernes, 31 de julio de 2015

EL NACIMIENTO DE LA PINTURA

Nacimiento de la pintura, 1958.

Un atardecer, de entre aquellas aguas espesas, usadas, me pareció ver salir, surgir como una Venus cochambrosa, el manchado cuerpo de la Pintura. Y no era ningún delirio; era que, a partir de entonces el sentimiento pictórico no lo vería ya más como cualquier otro sentimiento del arte - el de la música, el de la poesía, el de la escultura-, porque ahora lo había individualizado y le encontraba como un dejo especial, casi una motivación de otra índole. 
R.G. El sentimiento de la pintura. Italia, 1959.