viernes, 13 de mayo de 2016

LUIS MARSANS Y RAMÓN GAYA

Sonata para piano (L.M.)

"Me alegro mucho de que trabajes, y en ese sentido, de autenticidad"


Le decía Ramón Gaya a su amigo Luis Marsans en una carta que escribió el 10 de febrero de 1972. Marsans, pintor por vocación y admirador y amigo de Gaya, siempre le tuvo presente en su pintura, dejándose aconsejar - incluso- en el propio acto de pintar. Los veinte años de diferencia de edad, hicieron que Marsans sintiera a Ramón como a un maestro: "Muchas veces, cuando pinto con pincel rápido, siento su presencia y su voz, que me dice: "Eso, eso... Así se hace". (L.M.).

Hasta mitad del mes de junio, el Museo Ramón Gaya acoge una exposición que muestra una delicada selección de dibujos y acuarelas del pintor catalán, donde la sencillez y la vida de la que tanto habló Gaya, parece hacerse latente en cada obra.