viernes, 2 de diciembre de 2016

BELLEZA, MODERNIDAD, REALIDAD.

R.G., Atardecer romano, 1956

En Roma, en el año 1960, Ramón Gaya reflexionaba, como en otras muchas ocasiones, acerca de la belleza; de la belleza en lo arquitectónico, de la contenida en lo esencial de la pintura, en su naturalidad, de la que se respira en las ciudades italianas... llegando a definirla de la siguiente manera:   

"La belleza no era, como me enseñaran y yo creyera de buena fe, eternización, sino actualización; actualización de algo que ya es eterno en principio; lo bello no es más que todo cuanto puede ser rescatado, arrebatado a lo eterno, salvado de lo eterno y traído hasta la hermosa vulnerabilidad del presente. La belleza no era ya, para mí, aquel rostro rígido, liso, terso, impecable, que me habían enseñado, obligado a admirar y que siempre me pareciera un rostro tan triste; la belleza era, ella también, sumamente impura, defectuosa, expuesta, movible; en una palabra: la belleza no era ningún... “ideal”, sino algo mucho más nuestro, que nos pertenecía, que existía".

R.G., Belleza, modernidad, realidad, 1960.