viernes, 24 de febrero de 2012

LA PINCELADA CALLADA

 Ramón Gaya. Detalle de "El rostro". 2000.


R.G. No sé. La verdad es que prefiero pintar, y me siento más seguro pintando porque sé que tengo esa pincelada. Yo podré hacer una pintura que pueda interesar o que pueda no interesar, que pueda tener algo dentro o que pueda no tenerlo. No lo sé. Pero esa pincelada sé que es mía, y que es una pincelada expresiva por sí misma, ella por sí misma es expresiva. No porque yo la haga expresiva, como hacen los expresionistas. No. Es expresiva sencillamente -sin alharaca alguna, sin gritos, sin protestas, sin iras, sin nada de eso, porque la pincelada verdadera y profundamente expresiva es callada-.

Ramón Gaya. De una entrevista concedida a Nigel Dennis, Valencia, 1983.