viernes, 21 de diciembre de 2012

GAYA EN EL TIEMPO

Ángel Pardo. 6 de diciembre de 2012. Foto: JB




     Gaya en el tiempo

  
     No podemos predecir lo que va a durar el último invento del hombre, producto de la inteligencia, la cultura y la voluntad.
     Sin embargo, sentimos que mientras haya vida, habrá árboles. Y habrá árboles precisamente porque el árbol no quiere ser más de lo que es. Eso, intuimos, esa humildad y esa quietud suya es lo que hace su supervivencia.
     Ramón Gaya llegó a ser, como el árbol, humilde y pasivamente, lo que ya era de nacimiento. Se cumplió con la lentitud, naturalidad y creencia con que crecen los árboles.
     En el tiempo, atenderá el árbol y al creador verdadero y recibirá su enseñanza aquél de entre nosotros que no aspire a ser más de lo que es, el hombre con nacimiento, necesidad y raíz para quien "todo lo que no es naturaleza, es mentira".

Ángel Pardo. Dic.2012