viernes, 22 de marzo de 2013

UN TENNIERS PARA LOS PRE-TEXTOS

Seguramente por el motivo de los libros, pero indudablemente por otras cuestiones no tan obvias, Ramón Gaya e Isabel Verdejo se acordaban de sus amigos de la Editorial Pre-Textos. Era un dos de julio de 1983.