viernes, 20 de septiembre de 2013

UN PINTOR SIN META LOGRADA

"Paisaje de Murcia". Óleo de Francisco Fuentes.


FRANCISCO FUENTES
                                              

     En dos escaparates de Murcia (distantes el uno del otro) hemos visto dos cuadros de un pintor joven, desconocido casi por completo “aún”, pero no por ello falto de valores indudables “ya”.
     El pintor Francisco Fuentes; los cuadros “Plaza de Belluga” y “Puente viejo”; el salón de exposiciones (abierto a todos los ojos... abiertos) dos escaparates de la Platería  y la Trapería (crespones y percales que dañan con sus gritos el rumor de rosas y malvas que tanto abundan en “Puente viejo” sobre todo)
     ¿Analizar un cuadro y otro? ¿Para qué? El cuadro solo hecho isla, rodeado de marco por todas partes no nos interesa del pintor joven, del pintor apenas empezado a ser. El cuadro solo, hecho isla, necesita poseer una vida propia tan fuerte que únicamente en los primitivos vemos esa necesidad (que no necesitamos) plenamente satisfecha. Van Eyck pintó así, sin dejar nada para el otro; si no le hubiésemos olvidado por completo no se podría seguir pintando. Ni Goya ni Cezanne pertenecieron nunca, en ningún instante, a los pintores de cuadros “aislados”, definitivos; por eso quizá se conservan tan latentes (tan calientes) aún. El pintor sin meta lograda, sin término, no sé  qué puerta abierta deja a continuación, que lo hace vivo. Del pintor con final alcanzado no sé qué cosa muerta queda que le quita interés. Por eso lo que nos importa es “ver” pintor, buen pintor. En Francisco Fuentes existe; nos basta entonces.

Ramón Gaya
(19 de sep. de 1928)