viernes, 4 de septiembre de 2015

EL PINTOR

El pintor en el museo, 1947

Un pintor es un hombre, me atreveré a decir, igual que los otros, pero más gravemente, más vivamente herido por la realidad. No es lo suyo, pues, una simple "visión", sino más bien como una herida: no es una visión nuestra de la realidad, sino una acción, una actuación de la realidad misma sobre nosotros, una violencia suya sobre el alma nuestra. Por eso la obra de creación brotará del centro del alma, del nido del alma, y no de la caja del espíritu, como sucede con la obra de arte artístico.
R.G. El sentimiento de la pintura. Italia, 1959.