viernes, 29 de enero de 2016

NATURALEZA

El pescador del Arno, 1962. 

Porque, claro, el que se siente perdido, o medio perdido, el sin naturaleza, vive la sociedad como si fuera la vida. 

R.G., Naturalidad del Arte (y artificialidad de la crítica), 1975