viernes, 22 de abril de 2016

ENTREVISTAS DEL GAYA: JOSÉ MÉNDEZ ESPINO

Pepe Méndez colaborando en el Museo y realizando una visita guiada en 1995. 

“Quedé marcado por Ramón, me impresionó su generosidad y su exquisita educación”.


Estábamos celebrando el Día Mundial de la Poesía, y homenajeábamos a la poeta Josefina Soria. Era un encuentro literario, al que también se sumó nuestro amigo Pepe Méndez, junto a Carmen,  su mujer. Abogado de profesión, alcalde de Murcia, desde 1987 a 1995, fue amigo de Ramón Gaya, y siempre ha sido amigo del museo que lleva el nombre del pintor. Esa tarde, tuvimos la oportunidad de hacerle algunas preguntas sobre su relación con el inicial proyecto de creación del Museo -desde que se puso en marcha, hasta que se inaugurara en 1990- sobre el patronato y sobre su relación con el artista.

La idea de crear el Museo Ramón Gaya surgió en 1980, y estuvo promovida por un grupo de amigos, que consideraron que la obra del pintor murciano era esencia en su ciudad natal. Fueron ellos los que presentaron a Ramón Gaya y a Pepe Méndez. “Quedé marcado por Ramón, me impresionó su generosidad y su exquisita educación”.

Desde ese momento, una serie de trabajos e ilusiones se fueron conjuntando para conseguir que Murcia tuviese un lugar para la primera donación del pintor. Méndez nos habló de su amistad con él: “Me gustaba que me llamara, dábamos paseos por la ciudad. Yo le mostraba cosas supuestamente modernas y él me decía que no las entendía, acaso porque su visión iba siempre más allá”.

Para Pepe Méndez también era de gran importancia que la obra de Ramón se quedara en su ciudad. “Yo sentía -recuerda- que Murcia estaba aún anclada en el barroco, en Salzillo, por lo que tenía que hacer todo lo posible para que la obra del pintor se quedara. La donación de Gaya era un regalo para Murcia, un acto generoso y desprendido, que iba más allá de la idea de generar una institución cultural solamente”.

El proyecto del nuevo museo se inició en 1980 con la primera donación, pero, todavía en 1987, cuando Pepe Méndez fue elegido alcalde, no era una realidad. Nos habló de “obstrucción por parte de la administración", ya que, al parecer, el proyecto estuvo paralizado unos años. Sería a partir del año 88, cuando se activaría la gestión para finalmente darle vida a uno de los “proyectos culturales más importantes que se han creado en Murcia”. 

Le hicimos a Pepe Méndez la pregunta que nos gusta formular en todas nuestras entrevistas: “¿Qué hay de Ramón en ti?” y su respuesta fue: “¡Ya me hubiera gustado a mí ser la mitad de generoso que Ramón!”.

Cuando se inició el proyecto, siendo José María Aroca Alcalde de Murcia, el Ayuntamiento ya adquirió dos inmuebles pertenecientes a la familia Palarea, en la Plaza de Santa Catalina. Después de que el artista aumentase su generosa donación en veinticinco nuevos dibujos, la Corporación Municipal, presidida ya por Pepe Méndez, hizo posible que lo que un día fue un sueño y deseo se hiciese realidad. El 10 de octubre de 1990, abrió sus puertas bajo el nombre de Museo Ramón Gaya. Ese día, el pintor cumplía 80 años. Desde entonces, cada visitante se mira con orgullo en una colección de más de quinientas obras que, cada día, da sentido y vida al Museo Ramón Gaya. 

Murcia, 21 de marzo de 2016.