viernes, 4 de noviembre de 2016

LOS ESTIGMAS DE LA PINTURA

R.G. Dos rosas, 1995.


Si detuviésemos, pues, ese instante en que la presencia de algo, de una obra de arte, se nos da y lográramos extraer del todo lo que contiene, en lugar de precipitarnos ávidamente sobre la obra, mirándola como cosa a poseer, aun con la mirada, o como objeto a penetrar, se nos iría dando con simplicidad la revelación que todo lo que se manifiesta contiene.  [...]

Y así, el pintor Ramón Gaya viene a existir como pintor; como alguien que ha recibido los estigmas de la pintura. Y desde ese punto de vista resultan ser expresivos estos cuadros que pertenecen a la más pura especie del arte: a la que manifiesta y revela. 

      Decía María Zambrano, en Roma, en el año 1960, en su texto "La pintura en Ramón Gaya"