miércoles, 21 de septiembre de 2011

MURILLO NO ES VELÁZQUEZ

Ramón Gaya frente al "Sueño del Patricio" de Murillo. Museo del Prado. Nov. 1997. Foto: JB

     Por eso Murillo no es Velázquez. Porque Velázquez se eleva, se desprende de los hombres para contemplar a los hombres. Se hace poeta, es decir, sube la escala que conduce al mirador del mundo. Y desde allí, desde el alto balcón, desde su alma, desde su plataforma de dios, desde su nube, mira y mira la tierra allá tendida. Y se enamora de ella; y se enamora de la tristeza de sus reyes; y de las mujeres trabajando descalzas, sin pena ni dicha, envueltas en una pobreza dulce; y de la humillación de los bufones; y de las rosas viviendo en sí mismas, gozándose en su propia carne; y se enamora de los hilos invisibles que atan misteriosamente un objeto a otro objeto. Y va cogiendo una a una todas las cosas que ama y las sube arrancándolas del suelo donde habitan para darles el cielo del arte, la eternidad, la salvación, como un ángel allá en el purgatorio.
     Pero Murillo no es más que el consuelo, la bondadosa caricia. A nadie puede salvar. Murillo es un hombre, un hombre cualquiera. Y a un hombre cualquiera se le puede pedir que entregue su corazón, pero del alma nada sabe.

Ramón Gaya.
DE: "OTROS ESCRITOS, REPÚBLICA". Obra completa, 2010 Edt. Pretextos.

Texto completo.-


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el blog. Juan, preciosa esa copa gayesca en el fondo. Gracias.

Juan Luis dijo...

Este pasaje de Gaya es soberbio.
Gracias