viernes, 6 de noviembre de 2015

EL REFLEJO EN EL ESPEJO

La lámpara, mi cama reflejada en el espejo, 1955

El espejo también refleja cosas, pero nos damos cuenta enseguida de que todo eso que refleja con tanta probidad no es suyo, sino prestado; aquí ya no se trata de un enigmático fenómeno natural, sino de un fenómeno provocado, conseguido por medio de un artilugio. La imagen en el espejo podrá ser de una gran exactitud, sumamente fiel, casi servil, pero siempre aparecerá como... despegada; no logrará nunca formar parte, ser parte, ser carne del espejo, como es, en cambio, carne, entraña viva, la imagen que está dentro del agua, no en su fondo ni en su superficie, sino en su centro. 

R.G. Anotaciones del Tevere. Roma, 1979.